Del 6 al 10 de diciembre el espacio Saguganbara de la Azoka se llenará de magia y creatividad. Al igual que en los años anteriores, en Saguganbara se celebrarán todo tipo de presentaciones y talleres, pero no se trata de una simple sala: es un territorio repleto de creatividad, que contagia a los usuarios y usuarias nada más entrar.

En este sentido, la decoración es indispensable. En los últimos años la ilustradora Eider Eibar (Bilbo, 1980) ha sido la encargada de la escenografia. Este año también ella será la encargada, y vendrá, además, con novedades:

Llevas ya varios años decorando Saguganbara. ¿Preparada para repetir?

Si, este año será el cuarto, aunque ya conocía Saguganbara previamente. He realizado varias presentaciones de libros en este espacio, y además también he sido espectadora y participante. Por lo tanto, ya conocía cuál es la magia del lugar. Desde que soy la encargada de la escenografía, cada año elijo un elemento diferente. Pido varias pistas a las responsables de Saguganbara, y luego trato de crear esa energia especial. Le he intentado dar una forma de ganbara: telas de sacos, trapos viejos, manteles, distintos estilos de telas, reutilizar lo viejo... Buscamos esa esencia, como si fuera un cuento.

Y este año... ¿qué magia tendrá Saguganbara?

En este espacio contamos con dos salas: en la principal se realizan las presentaciones, y la pequeña es el espacio para la experimentación y el juego. Yo me encargaré de ambientar este segundo espacio. No vamos a adelantar la sorpresa, pero puedo decir que cuando entremos en Saguganbara nos convertiremos en ratones.

Por lo tanto, la decoración juega un papel indispensable...

Si, así es. La decoración te contagia, se crea todo un universo, como en una obra de teatro. Te ayuda a integrarte en la historia, le sumas magia, porque ya de por sí todos los trabajos que se presentan en Saguganbara son muy mágicos. Saguganbara es un lugar especial.

Además de decorar Saguganbara, ¿vas a presentar algún trabajo en la Azoka?

Sí, voy a presentar mis trabajos de ilustración. Para empezar, voy a presentar mis vinilos gigantes bajo la marca de Banilo, el 8 de diciembre a las 12:30 en Saguganbara. Además, con Elkar he publicado la colección "Akats bat lehenengo lerroan", basado en un cuento de Garazi Kamio. Conjuntamente con Elkar y Berria he publicado "Mila bidaia munduko sukaldeetara", con Txiliku y las recetas del restaurante Mugaritz. Por último, impulsado por Badihardugu euskara taldea, he publicado el libro "Jira bueltan - Betiko 50 kanta eta jolas".

Parece que la ilustración vive un buen momento en Euskal Herria, ¿verdad?

Sí, diría que la ilustración cada vez tiene más fuerza, no solo en Euskal Herria, sino también a nivel mundial. Además, actualmente se busca ese tipo de imágenes hechas a mano o a lápiz: vocetos, la esencia inicial del dibujo, trazos rotos... Es muy importante visualizar este trabajo, para que los niños y niñas conozcan este oficio. Durante muchos años ha estado menospreciado, como si fuera una labor sin fundamento. Esta percepción esta cambiando, y la imagen esta recuperando el espacio que le corresponde.

Este año el lema es "Sormenaren lurraldea DA!". ¿Cuál es tu universo de la creatividad, tu fuente de inspiración?

Para mi es una situación. Durante años he aprendido a provocar esta situación, aprender a crear mis propias ideas. No me queda otro remedio. No me puedo quedar a esperar a ver cuándo me llega la inspiración, lo provoco yo misma, y puede ser en cualquier momento: en la ducha, en el autobús, en el tren... Un momento maravilloso para mí es andar en piragua.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn